Google es á co vulsio ado e es os mome os ">

Como todos ya saben, el Google está convulsionado en estos momentos por el lanzamiento de +, que vino acompañado por el rediseño de algunos servicios y cambios más profundos en otros. En este último grupo se encuentra Picasa Albums, que ahora tiene algunas noticias positivas para quienes ya están probando la social… y otras a las que es necesario prestarles mucha atención.

Comencemos con las buenas noticias: al registrarse en Google+, la principal de fotos muestra todos los contenidos almacenados en Picasa, manteniendo los permisos asignados hasta el momento. Además, todas las imágenes de hasta 2048×2048 y los vídeos que duren hasta 15 minutos se almacenan gratuitamente. Las fotos cargadas desde la red social, son redimensionadas automáticamente para llegar a ese límite.

Pero hay otros ajustes que tienen sus partes buenas y malas: el famoso etiquetado con reconocimiento facial ahora adopta características similares al de Facebook, enviando notificaciones a cada usuario que señalamos. El dato importante es que al mismo tiempo, le brindamos acceso al álbum, incluso aunque esté configurado como privado.

En ese mismo sentido, dichos usuarios tienen la posibilidad de compartir los álbumes en sus propios perfiles, con lo cual es posible que los vean personas que no hayamos autorizado. De todas maneras, esto aplica para los que se creen de ahora en más, mientras que los anteriores no sufren cambios.

Por otra parte, si deseamos comentar la fotografía de un miembro de Google+ y nosotros aún no lo somos, no podremos hacerlo. Esto se debe a que ambos servicios están vinculados y, en definitiva, será una forma más de captar usuarios cuando se abra por completo al público en general.

En caso de que estas novedades no sean de su agrado, tienen la posibilidad transferir a otra cuenta de Google todas las imágenes guardadas actualmente, cuestión de comenzar desde cero con Google+, o pueden exportar fácilmente los y subirlos a cualquier otro sitio. De todas maneras, es muy importante que Google se asegure de que todos entiendan las modificaciones, para evitarse los dolores de cabeza que sufrió con Google Buzz.

Vía: Google Operating System y Bitelia